sábado, 30 de abril de 2016

EMBLEMÁTICA ALQUÍMICA

Alciato. Emblema XXXVI

Que hay que resistir en la adversidad

La palmera aguanta el peso y se levanta en arco

Y cuanto más se la tensa más levanta la carga.

Lleva perfumadas bayas, dulces golosinas, 

que son tenidas en los banquetes 

como primer regalo.

Ve niño, y subiéndote a las ramas, cógelas

Quien se mantiene constante en su propósito, 

obtendrá un merecido premio a su voluntad.



*

martes, 19 de abril de 2016

Trótula y las Damas médicas de Salerno

Trótula de Salerno, siglo XI d.C

           
Debemos  referirnos aquí a estas damas medievales que tuvieron conocimiento y practicaron ciertas artes herméticas y mágicas relacionadas con la Medicina natural y la cirugía. Una tradición que continuó viva durante el Renacimiento donde dichas prácticas fueron tildadas de brujería.

Sin embargo, en Salerno, ciudad al sureste de Nápoles, había un grupo de mujeres que desde el siglo IX d. C. practicaban la Medicina y escribían tratados donde daban a conocer sus descubrimientos las cuales gozaron de gran estimación. La más célebre de todas ellas fue Trótula de Ruggiero, que vivió en esta ciudad italiana durante el siglo IX y enseñó Medicina a muchas mujeres. 

A pesar de que a veces se presenta como una figura legendaria, lo cierto es que se le atribuyen obras médicas muy importantes como Passionibus Mulierum Curandorum , más conocido como Trotula major, un libro acerca de los tratamientos adecuados para distintas dolencias femeninas, y en el que trata temas tan avanzados como el control de la natalidad o la infertilidad, señalando, por primera vez, que ésta podía ser igualmente causa de un defecto del hombre como de la mujer. También es de destacar su forma de suministrar opiáceos a las mujeres durante el parto con el fin de mitigar los dolores.

            
Su trabajo de investigación abrió en Europa el campo de la Ginecología y Obstetricia, aunque ella ejerció la Medicina general siendo sus conocimientos la fusión de los estudios adquiridos a través de los científicos y médicos griegos, romanos, cristianos, árabes y judíos, por lo que su escuela de Salerno se convirtió en la más prestigiosa del siglo XI en Europa. También se cita a Abella, autora de De Atrabile (Acerca de la bilis) y De natura seminis humani (Sobre la naturaleza del semen humano)

Otro de sus libros lleva por título Ornatu Mulierum o Trotula minor, donde se ocupa de la higiene y de la cosmética femenina. En dicho tratado aparecen recetas de pomadas para eliminar las arrugas, una fórmula para un lápiz de labios a base de miel, jugo de remolachas, calabaza y agua de rosas; recetas para mantener sana y blanca la dentadura o distintos procedimientos para elaborar tintes para el cabello.

Asimismo debemos citar aquí a otra mujer médica, exactamente cirujana, que utilizaba el seudónimo de Mercuriade. Otro nombre a destacar es el de Rebeca Guarna,  a quien se deben varios tratados médicos, tres de los cuales son: De febribus (Sobre fiebres), De urinis (Acerca de las orinas) y De embryone (Sobre el embrión). Con ellas honoramos a las muchas mujeres que dedicaron su talento al avance de la Medicina, algunas de las cuales, como decimos, fueron consideradas brujas precisamente por su conocimiento para realizar operaciones quirúrgicas, elaborar medicamentos, pócimas y ungüentos, y por atreverse con estudios como los que hemos citado.

A pesar de ello estas “damas de Salerno” lograron marcar un hito en la Historia de la Medicina, abordando temas desconocidos y llevándolos a la escritura mediante tratados que han sido los libros de texto en prácticamente todas las universidades europeas.

En ellos se recogen remedios contra la esterilidad, sobre cómo limpiar el útero y concebir. Cómo restablecer el útero. Cómo expulsar la placenta. Para abortar, para el parto difícil. Asimismo cuidados del lactante y otros temas relacionados con problemas tocoginecológicos. En todos estos tratados también aparece un apartado donde se trata del cuidado cosmético del cuerpo, belleza y adorno femenino, así como de la magia amorosa y  sobre la sexualidad.

Gran número de esos tratados farmacológicos y médicos fueron traducidos a distintos idiomas por otras mujeres que encontraban en ellos remedios para sus propias necesidades médicas. Es el caso de El Séfer Ahavat Nashim (Libro de amor de mujeres) una compilación anónima de la segunda mitad del siglo XIII, donde se recogen distintos tratamientos.








viernes, 15 de abril de 2016

Moisés. Fresco de Rafael en el Vaticano

Moisés. Fresco de Rafael en el Vaticano
Nuestra Pinacoteca Símbólica de hoy nos ha traído a la memoria la historia de Moisés y el papel civilizador que le tocó ejercer en este ciclo humano.  Y sobre todo nos hemos parado a pensar en lo que este personaje de la Historia Sagrada nos dice a los hombres actuales acerca de nuestra propia identidad cultural, de nuestro bagaje mítico e intelectual, de nuestros arquetipos espirituales.
“El nombre de Moisés evoca inmediatamente la idea del pueblo judío, al que él encarna y al mismo tiempo genera. En efecto, habiendo nacido en Egipto, es considerado como de la familia del Faraón, pues aparece como hijo de su hermana, y como tal se dice es iniciado por los sumos sacerdotes en los misterios más profundos de Isis y Osiris, donde sobresale por sus conocimientos. 

Desde joven siente un llamado cada vez más claro hacia algo que aún no se define, pero que no está relacionado ni con Egipto, ni con la posición envidiable que ostenta, la que por otra parte cada vez se le hace más difícil, por los celos, envidia y desconfianza de su tío Ramsés II, y de su primo, que le sucederá en el trono.

La "casualidad" hace que Moisés, al defender a un esclavo judío injustamente tratado, mate al agresor y tenga que huir, pues para casos como el suyo (Moisés era ministro del culto de Osiris) la justicia del Faraón aplica las penas máximas. Se refugia donde otro personaje clave, Jetro, rey de Salem, gran sacerdote e iniciado y padre espiritual de numerosos pueblos nómadas que poblaban los desiertos y tierras entre las civilizaciones de Egipto, Caldea, Babilonia, etc., compuestos por semitas, árabes, etíopes, etc. Estos fueron los judíos, aquéllos que saliendo de su cautiverio en tierras extranjeras de Egipto, se levantan un día y emprenden una gigantesca emigración por el desierto, bajo la guía de un jefe que los sintetiza y encarna, y bajo cuya conducción, como intérprete directo de su dios Yahvé, han de constituirse definitivamente como pueblo elegido, y acceder a un destino que se da en el mismo Moisés, nombre cuya traducción es "El Salvado", y que él imprime a su entorno, al pueblo al que se le ha dado la misión de constituir y dirigir.

Moisés es, pues, conjuntamente, un personaje histórico y un símbolo, como todos los protagonistas de la Historia Sagrada. Es también un ser humano, y al mismo tiempo el receptor de las energías y los mensajes de una entidad sobrehumana, Yahvé, al que adora y hace adorar, cuando no es el propio dios el que actúa directamente. Como ser humano padece por cuarenta años toda suerte de infortunios y necesidades, las más de ellas provocadas por la ignorancia y la bestialidad de los suyos.

Como agente divino aviva y fija el monoteísmo e implanta a fuego su ley, a la que sella con mandamientos. Termina su peregrinaje, y en vista de la tierra prometida deja como herencia La Biblia, de la que escribe los cinco primeros libros, síntesis magistral que fundamenta la vida de un pueblo y de una religión, lo que posteriormente engendrará al cristianismo e islamismo.

La energía asombrosa de Moisés, su diálogo constante con la deidad, la fuerza de sus poderes, transferidos y compartidos con setenta discípulos que conforman el núcleo interno de sacerdotes y sabios, iniciados e iniciadores, a los que entrega la Cábala, hacen posible su sucesión hasta el final de este ciclo. Se cumple pues el Destino que Moisés iniciara y que terminará con la gloriosa venida del Mesías, esperada también por los cristianos e islámicos, y anunciada en todos los textos y tradiciones orales de las culturas unánimes". Introducción a la Ciencia Sagrada. "Programa Agartha”. Federico González Frías y Colaboradores.

jueves, 14 de abril de 2016

Esmeralda

Esmeralda en bruto, más que una piedra es una luz


"Piedra preciosa de color verde que simboliza la esperanza y la visión.
La famosa Tabla, precisamente de esmeralda, que fundamenta la Tradición Hermética      y que está grabada en ese material reza lo siguiente:
1. En verdad, ciertamente y sin duda: Lo de abajo es igual a lo de arriba, y lo de arriba, igual a lo de abajo, para obrar los milagros de una cosa.
2. Así como todas las cosas proceden del Uno, y de la meditación del Único, también todas las cosas nacen de esta cosa Única mediante su emanación.
3. Su padre es el Sol, y su madre la Luna, el viento lo llevó en su vientre, y su nodriza es la Tierra.
4. Es el padre de las maravillas del mundo entero.
5. Su fuerza es perfecta cuando se convierte en tierra.
6. Separa la tierra del fuego, y lo fino de lo grueso, suavemente y con todo cuidado.
7. El sube de la Tierra al Cielo y de allí vuelve a la Tierra, para recibir la fuerza de lo de arriba y de lo de abajo. Así poseerás la luz de todo el mundo, y las tinieblas se alejarán de ti.
8. Esta es la fuerza de todas las fuerzas, pues domina a todo lo que es sutil, y penetra en todo lo sólido.
9. Por tanto, el mundo pequeño está hecho a semejanza del mundo grande.
10. Por ello, y de este modo, se realizarán aplicaciones prodigiosas.
11. Por eso me llaman Hermes Trismegisto, pues yo poseo las tres partes de la sabiduría universal.
12. Terminado está lo que he dicho de la obra del Sol.


Se dice que el vaso del Graal estaba tallado en este material. Asimismo en el Apocalipsis Dios está sentado en un trono de esmeralda (Ap. IV, 3):

El que estaba sentado era de aspecto semejante
al jaspe y a la cornalina; y un
arco iris alrededor del trono de aspecto
semejante a la esmeralda.

Los ojos de la Beatriz de Dante son  "esmeraldinos". Los pueblos náhuatls y los mayas tenían devoción por las preciosísimas plumas del ave quetzal, que poseía ese color y asimismo consideraban sagrada a la piedra jade igualmente verde.

Mencionar también la esmeralda que tenía en su frente Lucifer, el ángel caído".

F.G.F Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos . Esmeralda.

viernes, 8 de abril de 2016

Caterina Sforza, la Virago de Forli

Armadura de Caterina Sforza

Sobre estas líneas la armadura que perteneció a Caterina Sforza, una mujer que fue llamada la "Virago" de Forli, un nombre que en el Renacimiento se aplicaba a las mujeres que se comportaban como hombres cuando las circunstancias lo requerían. Y así sucedió cuando tras el asesinato de su segundo marido no dudó en ejecutar a todos los conspiradores y poniéndose a la cabeza de un ejército de soldados, defender lo que era suyo. También se enfrentó con las armas a las fuerzas vaticanas del Papa Borgia y de su hijo César, quien la mantuvo prisionera en el castillo de San Ángelo.

Caterina era una intelectual que formó parte del entorno de la Academia Platónica de Florencia, siendo su último marido Giovanni de Gianfrancesco de Medici, "El Popular", el gran amor de su vida. Primo menor de Lorenzo de Medici, quien lo adoptó cuando de niño quedó huérfano educándolo junto a sus propios hijos por maestros como Marsilio Ficino o Ángelo Poliziano.

Ambos, Giovanni y Caterina, fueron modelos de Botticelli, apareciendo él como imagen de Hermes en el cuadro de la Primavera, mientras ella encarna a una de las tres gracias.

Sandro Botticelli. La Primavera. 

Hasta nuestros días nos ha llegado un libro de esta dama con recetas y fórmulas magistrales, titulado Experimenti de la Ecc.ma Signora Catereina de Furlii, donde queda demostrado que era perita en lo relativo a las propiedades de las plantas, y a la elaboración de medicamentos, ungüentos, pomadas para la piel y tinturas para el cabello. Son 450 fórmulas las que recoge su tratado. También se han hallado cuadernos con apuntes cabalísticos y signos astrológicos. Por estos conocimientos llegó a ser acusada de brujería, siendo precisamente ese libro suyo la prueba acusatoria.

Caterina fue por tanto una de esas mujeres sabias que han integrado la cadena de la Filosofía Hermética que tan bien fueron representadas en la obra teatral "Noche de Brujas", de Federico González Frías, actuada por la Colegiata en distintos escenarios, de su Teatro de la Memoria.

Caterina Sforza. Fragmento de La Primavera. Sandro Botticelli

"Los Corresponsales de Marsilio Ficino y el entorno femenino de la Academia" (fragmento).

MAD





Manto de Amapolas sobre la "piel de toro"



Cuando en un tramo del camino aparece una pintura como ésta, uno sólo aspira a que le asistan las Musas y que sean estas diosas, entrenadas en el canto y la música, quienes revelen al mundo el secreto por el cual esa belleza del paisaje confiere un ritmo tan alegre y armonioso a nuestro corazón.

*

miércoles, 6 de abril de 2016

Himno Hermético

Carro procesional, síntesis de los símbolos iniciáticos de la Tradición Hermética. Grabado de Virgil Solis (1514-1562).

Himno III
"Y aquí estamos nosotros, personal calificado
en estas disciplinas, y a nuestra
medida y forma haremos todo lo posible
y seguiremos volcándonos hacia los otros
para mantener el esplendor de la Tradición
Hermética.

Eso somos, trabajadores de una Tradición
muy antigua, que ha tomado diferentes
modos de expresión y de la cual somos
servidores y empleados y sobre todo soldados,
con muy poca fuerza pero convencidos
de la inmensidad de lo que representamos.
Acepta, pues nuestra labor ya que tú sabes
que hace largos años que estamos en
estos menesteres.

Y eso es todo, aunque siempre hay cosas
nuevas y formas diferentes de realizar
nuestro trabajo para despertar el intelecto
divino.

Y agradecerte por todo ello, una y otra
vez, entonando estos himnos de alabanza".
*
F.G.F. Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos.