viernes, 30 de mayo de 2008

A propósito de la iniciación femenina

Los T'boli son un pueblo asiático cuyas mujeres son músicos por tradición. Ellas educan su voz para cantar las leyendas de su pueblo y su cosmogonía.
De ese modo las muchachas que son llamadas a la música reciben lecciones de una mujer sabia que las instruye en el sonido, cosa que realizan en las montañas. Allí la maestra enseña a la joven a oír el viento, el agua y el sonido ambiental que desde ese lugar emite su territorio.
Es en las altas cumbres donde la sabía mujer enseña a la muchacha a liberar su voz y poder así cantar las leyendas de su pueblo.
Una de esas canciones que aprenden relata que en una ocasión su pueblo iba a ser atacado por un gigante monstruoso. Este, antes de llegar, oyó el canto de las mujeres. Tanto placer sintió que se detuvo para oír la melodía quedando dormido. De este modo los hombres pudieron atraparle y evitar el ataque.
Se dice que cuando la muchacha está preparada para el canto ritual, las mujeres engalanadas con sus mejores vestidos y adornos, bordados simbólicos de múltiples colores e incrustaciones de nácar, se reúnen para oír a la joven.

12 comentarios:

Alchemy dijo...

Nuria, bellisimo relato de esta tradición y un gran ejemplo de iniciación femenina.
Gracias por compartir este conocimiento. Investigaré más sobre este pueblo, ¿tiene que ver con el pueblo de Philipinas? o se refiere a otro?.
Leeré con calma los hipervínculos que nos has dejado ;-)
Bella imagen!!
Abrazos!!
BeT desde la Bitácora de Alchemy

Núria dijo...

Querida BeT, yo siempre pensé en la comunidad Pakasukgei, ese pueblo tradicional tailandés enclavado en la montaña, a 1.000 metros sobre el nivel del mar, o uno parecido y por la zona. Pero lo cierto es que no he podido constatarlo, y sería buenísimo aportar datos sobre la ubicación exacta de los tiboli. o quizá tivoli, pues nunca lo he visto escrito, ya que esta historia me la contaron sin precisar y aunque he indagado un poco en atlas y demás, no he obtenido datos claros, así que cualquier investigación que hagas será de gran interés para mí. ¿En qué pueblo Filipino estás pensando?

Por otro lado, me parece muy mágico que hayas actualizado tu bitácora con Atalanta Fugiens, ese libro alquímico de Michael Maier que está acompañada de una música propia, creada para esas imágenes y esos textos. Por todo ello ha sido tomada como una de las primeras, incluso el primer audiovisual de la historia. Pues es lógico que quien sabía leer las partituras, tenía ya en su mente la música.
Hace unos años estudiamos en el Centro de Estudios Simbólicos estos 50 emblemas, reproduciendo su sonido con una guitarra y copas de cristal, (circulando un dedo húmedo en su borde) y pudimos darnos cuenta de su simbolismo y de su geometría. Recuerdo que pintar con colores los emblemas, colorear, fue parte del ejercicio, como un tipo de arte de la memoria.
Ahí descubrí que Atalanta Fugiens, o Atalanta fugitiva, es una obra inspirada por la Metamorfosis de Ovidio y la mitología griega.
Atalanta es una mujer muy veloz en sus carreras, se dice que nadie la había ganado nunca e Hipómenes un hombre enamorado de ella. Esta, segura de su velocidad, arregla con él una carrera. Si gana él se casarán si gana ella el morirá y la dejará libre. Pero el enamorado aconsejado por Afrodita, idea un plan, llevará tres manzanas de oro que irá tirando durante el recorrido para que Atalanta, que no puede resistir a la belleza, se detenga a recogerlas, lo que hizo que finalmente acabara perdiendo la carrera.
Con esta historia, desplegada en esos 50 grabados con un lema o epigrama, Maier (del que se dice es el prototípo del sabio renacentista, y que perteneció a la cadena áurea de los iniciados), trata de expresar simbólicamente, imágenes, aspectos o estados que recorre el alma en pos del Conocimiento, que es el premio.

Joscelyn Godwid, es un profesor inglés que da clases de música en una universidad de EE UU y que es amigo del CES, que ha estudiado esta obra musical dice: Tal y como Atalanta huye, así una voz repentinamente se escapa y es seguida por otra (Hipómenes). Al entrar la tercera voz las otras se estabilizan y sujetan.
Las tres voces, presentes en cada fuga, representan los tres principios alquímicos, el Mercurio el Azufre y la Sal.
Un fuerte abrazo, BeT.

Nota:
Los emblemas de Maier se pueden ver en: http://labitacoradealchemy.blogspot.com/2008/05/la-fuga-de-atalanta-michael-maier.html

Alchemy dijo...

Querida Nuria, cuando leí tu post a mi se me vino a la memoria música tradicional de Filipinas, que precisamente había escuchado interpretada por mujeres, Tal vez relacionándolo con el nombre a la que se denomina a esta música: Tboli o Tiboli.
Te dejo algunos links de video, tal vez tengan cierta relación con el relato, tu dirás:
VIDEO 1

VIDEO 2

VIEDEO 3

Agradezco también el gran aporte que haz hecho en el comentario a la entrada de la Fuga de Atalante, muy enriquecedor.
Comentarte también, que he dejado al pie de la entrada, para quienes estén interesados en este material, un link de descarga vía RapidShare, con los 50 emblemas (grabados) , las 50 partituras de las fugas y 50 archivos, en formato midi, del audio.

Abrazos y que tengas un lindo fin de semana:
Saludos!!
BeT (Alchemy)

Núria dijo...

Te agradezco enormemente los videos que has dejado de los Tboli. Me ha encantado ver y oir a esas mujeres. Muchísimas gracias por tu bella e importante contribución a este post. También te deseo un feliz fin de semana.
Un abrazo.
Núria

Lucía dijo...

Es una historia muy hermosa. En estos tiempos en que todo va tan rápido y nuestra atención apenas se detiene en nada sería conveniente pararse, de vez en cuando, a escuchar el viento, el agua, los pájaros... puede que así viésemos las cosas desde otra perspectiva mejor.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Amiga, yo también he puesto tu blog como enlace en mi página. Además visito el tuyo con frecuencia.Abrazos y saludos. Y enhorabuena por tu blog.

Raúl Herrero

Núria dijo...

Hola Lucía:
Tienes toda la razón al afirmar que el tiempo está demasiado acelerado y que éste se nos escapa para todo. Tal vez nada se pueda hacer al respecto sino dejarse llevar por la vorágine de los aconteceres, sin embargo para el punto de vista sagrado, es decir universal, lo que es posible es por ello mismo real y nada impide (o todo lo impide, según se mire) que uno remonte la corriente, como el salmón, para alcanzar esa perspectiva de la que hablas. Por cierto que perspectiva significa: “ver claramente”. Por lo tanto no se trata de obtener una perspectiva mejor de las cosas (pues lo mejor, a veces, es enemigo de lo bueno) sino de una perspectiva más auténtica.

Precioso documento el que has puesto en tu blog sobre la música de jazz. Esa música melancólica, pero que a la vez suena con espíritu de libertad. Creo, como ya te decía, que el hecho de que el jazz sea una música improvisada y por lo tanto siempre innovadora, hace que uno se sienta, al oírla, como inventando el sonido del alma humana, ese grito de nostalgia que todos hemos sentido alguna vez nacer en el corazón y elevarse a lo más alto y misterioso donde percibimos el sonido “inaudible” y siempre paradigmático de la esperanza.
Muchas gracias por tu compañía y por tu aportación

Núria dijo...

Raúl, mucho gusto en recibirte aquí y aunque tengo que ponerme al día de tu blog, la verdad es que lo sigo desde tu reseña de "Noche de brujas". Te diré incluso que esa reseña tuya fue la que motivó mi interés por los blogs. Pensé que era una forma magnífica de hacer amigos, de compartir intereses y difundir conocimientos y sobre todo de adquirirlos. Gracias de nuevo por tu visita y por el link que desde hoy intercambiamos.
Un abrazo.

Oscar Mendizábal dijo...

Con algo tan inspirador como la naturaleza ¿quién no va animarse a cantar?. Mejor si es la voz de una mujer.. Linda historia

BarakKhazad dijo...

Siempre hay historias de ataques de gigantes o monstruos que acaban adormecidos por el canto de no-sé-quién, ¿no?
Está bien, al menos sabemos que la música aún amansa a las fieras :)

Ketil dijo...

Me encanta como lo que se imagina y lo que es se confunden o mejor dicho se funden o quizás se rencuentran.
Gracias por el descubrimiento y gracias por pasar por mi otro lado.

Besos y libertad para todos.

"Ketil"

Matarile dijo...

Me parece precioso este post, tal vez no pases por aquí para ver mi comentario, pero de todos modos lo dejo porque esta historia merece al menos que deje mi huella