lunes, 5 de marzo de 2012

LA ALQUIMIA DEL DOCTOR GRIMALDI

.

Hermes y el alquimista Gerber a uno y otro lado del athanor alquímico

Portada del libro del médico y alquimista del siglo XVII: Giancinto Grimaldi. El tema que trata es el de los fundamentos filosóficos de la Alquimia, tenida por los hermetistas como ciencia de las maravillas y relaciones de la Naturaleza.

El libro se ocupa, por ello, de la salud y el modo de alargar la vida haciéndola más placentera. Asimismo del arte de los metales, sus características y toda clase de cosas observadas en su composición y reacción, mediante las que es posible apresurar su madurez y llevarlas hasta sus últimas consecuencias, el oro.

En estos estudios se encuentra el origen de la medicina natural y la química, es decir, toda la farmacopea. Asimismo son la base de los estudios desarrollados en el campo de la mineralogía y la metalurgia aplicadas a la crianza y explotación de minas. Por ejemplo, las ideas alquímicas donde se trata de la maduración de los metales a través del influjo de los astros, teniendo en cuenta numerosos cálculos astronómicos y periodos cíclicos, humedades, etc., fueron las que se aplicaron en la famosa mina de Potosí, en el alto Perú, por el sacerdote español (de Lepe, Huelva) Alvaro Alonso Barba, autor de El Arte de los Metales (obra citada por Mircea Eliade en Herreros y Alquimistas).

Los estudios modernos separaron, definitivamente, la alquimia espiritual de la astral y de la química, diseccionando esta ciencia en estancos compartimentados, o sea, las famosas especializaciones, donde se pierde de vista la armonía e influjo entre las partes.

El libro de Grimaldi está impreso en Palermo el año 1645 por Alfonso Isla. El escudo de la familia Medici en su portada indica que era un ejemplar realizado por cuenta de esta familia de mecenas que se ocuparon, entre otras cosas ligadas a la cultura, de seleccionar manuscritos que se imprimían para las bibliotecas más prestigiosas de la época. El que aquí presento es uno de esos ejemplares y pertenece a la biblioteca histórica del marqués de Valdecilla. Hermes y el alquimista Gerber con el athanor, señalan las raíces intelectuales en las que la obra se fundamenta. dmiventana.blogspot.com
Nota periodística. Núria.


8 comentarios:

Mahatma dijo...

Querida Nuria: Interesantisimo post! Me llamo la atencion en la portada del libro (y sabemos la importancia que tienen las imagenes simbolicas en los libros de alquimia, y en los de hermetismo en general) el escudo de los Medici. Realmente nunca habia reparado en este escudo, y ahora me doy cuenta que la distribucion de las seis rodelas (creo que asi se llaman) forma la figura que en Geomancia (otra "ciencia sagrada" desaparecida en nuestros dias) se llama "Carcer", La Carcel. Ignoro el origen del escudo de los Medici, pero que lo coloquen en medio de una portada de un libro de alquimia, bien visible, me da la sensacion de que va mas alla de los deseos de sobresalir de una familia poderosa. Tal vez tengas algun dato al respecto?
Un fuerte abrazo!!!
M.

Núria dijo...

Querido Mahatma:
Creo que el escudo de los Medici no guarda relación con lo que dices de la Geomancia. Las rodelas o bolas del escudo están haciendo alusión a las píldoras medicinales que fabricaban, ya que los Medici obtuvieron todo su prestigio porque eran médicos y farmacéuticos, o sea, que conocían bien una de las facetas, sino más, de la alquimia. El gran Cosme de Médici, que inauguró el mecenazgo de la familia, tenía por nombre al patrón de los farmacéuticos, y eso es más que indicativo. Por otro lado la bola de arriba lleva una flor de lys, adquirida posteriormente por las relaciones con Francia.
Como siempre es un placer charlar contigo.
Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

I'm really amazed with all the work in the blog and your links in Youtube as well, Nuria. So difficult to find something worthwhile online about this subject. I'm sharing some in my Facebook page. Congratulations!
Francisco Faria

Núria dijo...

Estimado Francisco Faria:

Muchas gracias por sus elogiosas palabras. De veras le agradezco la amabilidad y la atención dedicada a este blog.

Y ahora que estamos entre amigos, aún a riesgo de parecer pedante, debo confesarle, por lo que yo misma he visto, que muchas de las páginas que realmente valen la pena en Internet están, de una u otra manera, asociadas a este blog, siendo esa realidad parte fundamental del sutil capital que posee este espacio abierto a la Cultura, en sentido amplio. Me refiero al Arte de todos los tiempos en sus distintas manifestaciones (la plástica, la música, la arquitectura, el teatro), la Poesía, la Filosofía, las Tradiciones comparadas… o sea, todas aquellas actividades presididas por las Musas, hijas de la Memoria.

Un saludo muy cordial.

disancor dijo...

Por tema que trata, debe de ser un libro muy interesante.
Feliz fin de semana.
Un saludo.

Núria dijo...

Disancor:
No te quepa la menor duda de que es un libro interesante por los conocimientos que contiene, los que como todo libro de trate de la Alquimia verdadera, la espiritual,te descubre senderos sutiles que están en nuestra alma y que todavía no hemos descubierto por nuestra propia desidia y porque el medio que nos rodea (cultural, social, etc.) niega toda esa realidad.
Un saludo

Beatriz Salas dijo...

Muy interesante tu blog, no lo conocía.
Un abrazo agradecido.

Núria dijo...

Me alegra que te guste lo que aquí se publica. Un saludo cordial.