domingo, 6 de diciembre de 2009

Libro que estoy leyendo

.•.






En un mundo que apenas si respira, la obra de Federico González es un balón de oxígeno, la posibilidad de recibir la Enseñanza, nutrirse y vivir.
Cuerpos y almas sufren en un mundo siniestro, donde el escándalo se da de continuo y a casi nadie le importa. El cuerpo es torturado de mil y una manera, ¿y el alma? qué decir si la asfixia es casi general. Espacios cerrados, ambientes saturados de minucias, y en realidad ¿qué es el hombre?
La vida de pronto se revela asistiendo de nuevo a un rito que no es sino el doble movimiento: expir-aspir que produce todos los mundos, todos los seres y todos sus estados. Es continua la Creación y la multiplicación, y no se yerra al decir que el aleteo de una mariposa afecta al mundo entero. Todo está entrelazado y un mínimo vislumbre de este caos ordenado nos hace exclamar ¡es imposible abarcarlo! Y sin embargo es posible. Lo que nos lo impide sólo es el miedo al abismo, a la expansión completa del ser. (Contraportada)


3 comentarios:

Claudia dijo...

Que prolifico este autor, no lo conocia, gracias por contar!

Desde mi Ventana dijo...

Efectivamente, Claudia, lo de prolífico es algo que le cuadra perfectamente a Federico González, el autor que ha inspirado a Mª Victoria Espín este libro realmente interesante en el cual escribe en primera persona su propia experiencia tras el encuentro con dicha obra y con el propio Federico. Por ello, no sólo resulta un viaje intelectual por el pensamiento tradicional, sino que hace una crónica actual y biográfica de un movimiento hermético (la revista Symbolos y el Centro de Estudios de Simbología) que nace en torno a Federico González hace ahora unos 30 años.

Te agradezco el comentario a cuyo calor se ha suscitado que podamos seguir comentando sobre esta obra. Te mando un beso que espero llegue allá donde te encuentres, entre Buenos Aires y New York.

Núria

Roni dijo...

Querida amiga, desde Coahuila de Zaragoza, México, un saludo cordial y mil gracias por tenernos informados de tan novedosas publicaciones. Sólo el índice del libro ya suscita el interés por su lectura.

Roni Buendía
Ronibu@hotmail.com