jueves, 5 de junio de 2008

Tarot, libro de Federico González


Núria
Barcelona estaba lluviosa, un fastidio, porque el tráfico es insoportable y la gente se comporta de un modo imprevisible. Sin embargo, cuando esta tarde entraba en la ciudad condal, en auto, por la autopista, un arco iris impresionante se ha formado desde la montaña de Collserola hasta el mar, y he sentido que todo iba bien y que Hermes, como buen maestro de ceremonias, estaba orquestado con su varita mágica la operación. Nada menos que de Iris (su paredro) disfrazado, ha formado un arco, o puente de luz, como define Guénon "al arco iris" o "arc de Sant Martí" en catalán, para celebrar de ese modo con nosotros el acontecimiento: la presentación de un nuevo estudio sobre el Tarot, es decir sobre la propia deidad cuando allá, en el Egipto de la pirámides, su nombre era Toth. Y así se le conoce Tarot, libro de Toth.
De ese Egipto hereda el Liber Mutus o libro mudo la tradición de los jeroglíficos y consecuentemente eso es este libro, una concatenación de jeroglíficos herméticos que velan y revelan una realidad y un secreto. Y aunque uno no consiga descifrar su mensaje por completo, siempre queda la posibilidad de indagar o simplemente jugar con él. Por eso es que de ese libro mudo derivan todas las barajas de cartas, las que cumplen también un sencillo papel lúdico y alegre nada desdeñable
Volviendo a la edición especial y artística de este nuevo volumen del Tarot, felicitar a los que lo han hecho posible, y especialmente a su autor, en nombre de todos los que se alegran conmigo por este nuevo volumen.
Dejo, a partir de ahora, en manos de Patricia Serdá (a la izquierda de las imágenes) y Ana Contreras (que han estado al cargo de esta nueva edición junto con Lucrecia Herrera, que por motivos de salud no pudo estar en el acto), para que sean ellas quienes comenten el reportaje fotográfico, con palabras pronunciadas en sus propias conferencias de presentación del libro.

Ana:
Buenas tardes a todos. En el nombre del Centro de Estudios de Simbología de Barcelona les damos la bienvenida a la presentación de este nuevo libro sobre el Tarot, que es una reedición del ya existente “Tarot de los Cabalistas, Vehículo Mágico”, que fue en su día editado en Buenos Aires, por la editorial Kier, y que hoy lo es aquí en Barcelona por MTM.
Estamos hablando de "Tarot de los Cabalistas, vehículo mágico", cuyos cuatro términos, número ya de por sí clave en la Tradición Hermética, contienen todo un simbolismo deseoso de ser penetrado y comprendido, asimilado y encarnado. No por nada se dice que la Inteligencia brilla con aquello que la revela. Naturalmente, estamos hablando de la Inteligencia arquetípica, absolutamente libre de la forma y acepciones que la sociedad actual quiere imponerle, ya que, y aprovechamos la ocasión para insistir una vez más, no se trata aquí de demostrar ningún tipo de erudición, lo que más bien va en contra de todo este trabajo mágico, sino de entregarse a este libro totalmente virgen para ser fecundado por su generosa y fértil Luz, y esa virginidad exige un vacío que sólo se logra por verdadero amor al Conocimiento. Estas cuatro palabras constituyen en sí una síntesis de todo este trabajo, como vamos a ver. Se está hablando del Tarot, de la Cábala, verdaderos mapas de ruta reconocibles por el iniciado, de cómo vehiculizar los influjos celestes y terrestres para poder encarnarlos y convertirnos así en ayudantes de la deidad en su perenne tarea creativa. Por tanto, cuando hablamos aquí de magia, nos estamos refiriendo principalmente a la Teúrgia, su forma más alta, que se encuentra más allá de la individualidad, e insistimos en este aspecto pues desgraciadamente, lo que se conoce hoy día por Magia, por Tarot o por Cábala desde el mundo profano deja mucho que desear, contemplándose en ellos su aspecto más bajo y carente de interés para el verdadero adepto, pues se basa en la mera individualidad que rebaja el nivel hasta límites insospechadamente grotescos propios de un fin de ciclo que llega irremediablemente a su fin. (…)

El trabajo del cabalista, del mago, del teúrgo, consiste en asistir a la deidad, en ponerse a su servicio, y no al servicio de nuestros estados más groseros, invocando a los dioses para conseguir pequeñas metas con fines individuales que confundimos con una felicidad o una paz malentendidas y que no dejan de ser pasajeras pues se quedan en este mundo de ilusión y de apariencia. No hay que olvidar que en la ignorancia también existen grados, como deja bien claro Dante en la Divina Comedia, y este tipo de sacrilegio se paga con la imposibilidad de salir de las pantanosas aguas en las que uno se acaba pudriendo.(…)


En estas dos fotos secuenciales se ve la colocación, y posterior retirada, del enorme cartel de dos metros que reproducía, a tamaño gigante, el desplegable que lleva el libro en su interior y que ha sido realizado con todo lujo de detalles por Ana Contreras. El cual, colgado de la pared, servía de guía visual a las explicaciones que una y otra daban sobre dicho diagrama (el Arbol de la Vida y su correspondencia con las cartas del Tarot y con las 22 letras del alfabeto hebreo) y que iban señalando con un puntero luminoso.


















Abajo una instantánea de la preparación de un vino del Penedés con el que se brindó al finalizar el acto

Para colgar ese cartel ha sido necesario quitar otro más enorme, se trata de una formidable fotografía de la fachada de la antigua librería Herder, famosa en Barcelona desde antiguo, ubicada en el número 26 de la céntrica calle Balmes. Actualmente la librería ha cambiado su nombre por Alibri, y como antaño ésta sigue acogiendo distintos actos culturales, como el evento actual.

Patricia:
Pues bien, como ha dicho Ana, en esta nueva edición se incluye un luminoso desplegable, del que éste que tenemos detrás nuestro es una ampliación, donde figuran estos dos modelos universales de la Ciencia Sagrada que atesora la Tradición Hermética, la propia de Occidente, emanada directamente de la Tradición Primordial y Unánime, y cuyo interprete y guía es el sorprendente dios Hermes, figura universal presente en toda la historia de Occidente, que da nombre a esta Tradición.


.

En esta ocasión, estos modelos, al mostrársenos ensamblados, además de enriquecer nuestra visión universalizando nuestra conciencia, podemos advertir que ambos obedecen a un arquetipo común, como todos los modelos sagrados, revistiendo solo en apariencia distinta forma, pues su verdadero sentido y cometido, su esencia una y única permanece idéntica siendo como es inmutable y eterna.
En este libro vemos además como estos vehículos de Conocimiento continúan vigentes para todos aquellos hombres y mujeres que desengañados de esta visión literal, ilusoria, chata y sin sentido que se impone en este fin de ciclo, donde impera el punto de vista profano, quieran emprender la Aventura interior, el viaje de autoconocimiento, llamado realización espiritual-intelectual, pues estos modelos nos brindan los soportes o herramientas simbólicas necesarias para poder Conocer nuestra verdadera Identidad, la que a través de ellos advertimos que va mucho más allá de nuestra mera individualidad, al reflejarse en ellos el Orden interno del hombre y del Cosmos -los que son idénticos, a escala, y hechos a imagen y semejanza de su Creador- siendo por tanto capaces de despertarnos a otra realidad olvidada a través de una Inteligencia viva y el fuego interno que la promueve, ofreciéndonos la posibilidad de que podamos establecer las indefinidas analogías y correspondencias, entre todos los Númenes, órdenes y jerarquías que la conforman; un andamiaje que explica no sólo lo que es el Cosmos sino cómo actúa mágicamente en el interior de nuestra conciencia, gracias a las distintas Artes y Ciencias herméticas que ellos incluyen, y que son tanto alquímicas como astrológicas, numéricas, aritméticas y geométricas, pues en ellos están incluidas todas las Artes Liberales, cada una de ellas presidida por una Musa, hijas de la Memoria.
Una de las más importantes para la Cábala es la ciencia de las letras, en perfecta identidad con los números, la que da lugar a la metafísica del lenguaje-, y esto es así porque esta simbólica sagrada obedece a leyes universales que el hombre no ha inventado, sino que están en la trama y urdimbre del universo y del hombre, y que por tanto la Naturaleza entera no hace sino reflejar, dada su Inmanencia divina, la que vela y revela al mismo tiempo.
Esta Sabiduría o Filosofía Perenne se expresa en el Arbol de la Vida a modo de Emanaciones que recorren los diez inefables Sefiroth, traducidos por numeraciones- en perfecto acuerdo con el sistema numeral pitagórico- que están representados por círculos o esferas que se vinculan entre sí a través de 22 senderos. Y a su vez el Libro sagrado y oracular del Tarot se expresa a través de 78 láminas o cartas dibujadas a color y divididas en tres grupos: el primero consta de 22 láminas llamadas Arcanos mayores y son una síntesis de toda la baraja, el segundo de 40 cartas llamadas los Arcanos menores, y el tercero de 16 cartas llamadas de la Corte; ambos modelos reflejan, sintetizan y vehiculan toda la realidad, que es una y única y que en definitiva es nuestra realidad interior, aunque lo hayamos olvidado, pero que puede ser despertada poco a poco a medida que vayamos estimulando al símbolo, activándolo con nuestra contemplación activa y receptiva y cuya aprehensión promueve el despertar de la memoria del Sí mismo, es decir, la posibilidad de identificarnos y de ser uno con todas estas ideas-fuerza de las que el símbolo es portador, las que reflejan auténticamente aquello que expresan, realidades invisibles y secretas las que de continuo crean, conservan y transforman el universo y los innumerables seres que lo pueblan, energías descendentes y ascendentes, celestes y terrestres, que conforman nuestro verdadero Ser e Identidad. (...)


-------------------Desplegable tal y como aparece en el interior del libro.


14 comentarios:

Alchemy dijo...

Nuria, gracias por compartir la experiencia de este evento con todos nosotros y dejar abierta la puerta a una visión auténtica del Tarot, limpiando así, gran cantidad de desviaciones que obstaculizan y desvirtúan la verdadera esencia.
Este libro de Federico González, va a ser una gran ayuda y "puerta de acceso" a esta revelación que hay detrás de esos símbolos plasmados en un mazo de Cartas.
Claro, a lo largo de la historia, el Tarot dio para mucho... y tampoco ha escapado a la literalidad de su interpretación ni a sus usos fantasiosos.
Si nos ponemos a recorrer, a lo largo del camino, la cantidad de diseños, corrientes e influencias que fueron plasmándose en cartas de Tarot, nos sorprendemos enormemente. En el Tarot, como en cualquier expresión artística, el hombre plasma lo que tiene en su interior, no es extraño entonces que dependiendo de que "hombre" se trate, este varíe, como así su interpretación.
Nuria, me gustaría hacer una reseña a esta entrada en "las Cartas de Alchemy", si estás de acuerdo, claro.
Gracias nuevamente y me llena de ilusión este Libro que ve la Luz.
Quiero comentarte también que me pareció muy mágico y significativo la aparición del Arco Iris en el Camino ;-)
Abrazos amiga!!:
BeT

Núria dijo...

¡Claro que estoy de acuerdo!
Es un verdadero honor estar presente en tu precioso espacio. Me parece genial este tipo de colaboraciones que amplía las posibilidades de un discurso que nos une en el centro de la idea ;)

Un fuerte abrazo también para ti.

Anónimo dijo...

Quiero explicaros una cosa: resulta que yo empecé con todo esto precisamente a través de este libro, por lo cual doy fe de que es verdaderamente mágico. Yo no sabía absolutamente nada de Tarot ni de Cábala, pero sentía gran curiosidad. Sin embargo, sentía muchos prejuicios contra lo que se han convertido ambos en estos tiempos que corren: charlatanes y charlatanas de dudoso pelaje tirando las cartas y actrices de Hollywood de todavía más dudosa espiritualidad expertas en Cábala! En fin...
El caso es que me aconsejaron vivamente la lectura de este libro de Federico González, asegurándome que me iba a sorprender y caramba si lo hizo! Para mí fue lo que se dice una revelación en toda regla, tanto por el Árbol de la Vida Cabalístico, que no conocía pero cuyo contacto fue mágico, como con las cartas, y sobre todo, la posibilidad de ubicarlas en él, lo cual fue definitivo. Asimismo, la interpretación de los arcanos menores y las figuras de la Corte fue clave para mi entendimiento.
En definitiva, me sorprendió la seriedad del libro, y por tanto de su autor, y sobre todo el reconocer sus palabras. Luego aprendí que eso es la reminiscencia, la anamnesis platónica!
He comprado de nuevo el libro, pues no tiene nada que ver con el que editó hace años Kier, y debo decir que es un verdadero lujo de detalles, en especial se agradece el desplegable del final, que mostráis en las fotos. Considero que es la síntesis del libro y me parece muy valioso haberlo incluido en esta nueva edición.
Os felicito!
Mem

Núria dijo...

Querida Men:

Gracias por pasar a dejar tu comentario y compartir tu experiencia con este libro, realmente especial y mágico, como el propio tema que trata.
Muchas gracias.
Un beso

Alchemy dijo...

Nuria, ya he publicado la entrada que te había comentado anteriormente, puedes visualizarla AQUÍ
Amiga, apreciaría mucho tu comentario y que me indiques si es necesario agregar o modificar algo. Tu opinión es muy importante para mi, ya que eres tu quien estuvo en el evento y quien mejor para dar precisiones.
Abrazos!! Y que tengas una maravillosa semana:
BeT

astrológico dijo...

Hola Nuria, llego aquí por las Cartas de Alchemy (BeT).
Muchas gracias por toda la información. Estaré muy atento al libro.

Saludos,
José Ignacio

Alchemy dijo...

Nuria, he tomado en cuenta lo que me comunicas de la plantilla, lo he chequeado con el navegador "Explorer" y veo que hay una irregularidad que hace que se corra hacia el final de las entradas, el fondo principal de la plantilla y la sidebar, cosa que no sucede al visualizarlo con Mozilla Firefox (que es el navegador que uso habitualmente). Investigaré más para detectar cual es el código no compatible con Explorer que hace que esto suceda.

Con respecto a la entrada, ya te comentaba en mi blog que el agradecimiento es mio, me pareció importante hacer mención al libro de Federico González en este espacio, no podía faltar un material tan valioso.

Un beso y gracias por el aviso.
BeT

Oscar Mendizábal dijo...

Nuria.. Hola!!!, mi estimada amiga de España. Interesante información del Tarot y que lindo cuadro ese del exterior. Ya puedo imaginar el arco iris.
Con respecto de tu reciente visita a mi blog, tienes razón. No a todas las personas les llama la atención probar un zompopo, tampoco ponerlos a pelear. Como bien he dicho en el blog, hoy me doy cuenta que era algo cruel.
De corazón te digo que me siento honrado con tus visitas, que lo hagas frecuentemente y que opines al respecto.
Pues dime el día y hora de vuelo a Guatemala y así me iré a poner al reloj de flores para saludarte cuando pase el avión.
En cuanto a tu consulta sobre la nominación del volcán de agua como maravilla natural, se decirte que en realidad, es el volcán Pacaya el que está nominado. También el lago de atitlán.. Que alegre saber que subiste el de Agua. Una linda vista. Me han dicho que uno de los más hermosos es el de Acatenango.
Bueno mi amiga, no creas que se me olvida, sigo pendiente de la visita a casa Santo Domingo.

Saludos,

Lux dijo...

Querida Núria,
He ido a tu blog esta mañana y me he encontrado con la presentación del libro del Tarot con toda la conferencia impartida por Patricia y Ana, el desplegable (increíblemente bello), las fotos y tus palabras al principio de todo haciendo una pequeña síntesis del libro y el acontecimiento; me gustó mucho. Felicitaciones nuevamente por esa "ventana" de donde se emiten bellos sonidos e imágenes de todo un acontecer otro del lineal y profano que de ordinario se tiene de las cosas.
Un abrazo desde Guate.

Núria dijo...

Astrológico,
Me alegra saber que esta noticia ha tenido interés para ti. Siempre es una satisfacción encontrarse con personas que tienen intereses comunes, como es este libro. Gracias por pasar a contarlo. Dejo pendiente la visita a tu blog, he visto que de una pasada no se hace una a la idea de su contenido, y aportar entonces algún comentario o idea.
Gracias de nuevo y bienvenido.

Núria dijo...

Lux:
Gracias por tus amables y siempre energéticas palabras. Sólo decirte que se te echó de menos y que el post lo hice especialmente pensando en vos.
Un abrazo guapísima y nos vemos en breve.

P.S.
Te escribo desde el club, el piso 18 del Hotel Princesa Sofía. Ya conoces este espectacular mirador de Barcelona.

Núria dijo...

Querido Oscar:
Te felicito por tus último post y por tu iniciativa de recuperar viejas fotografías de la arquitectura y el paisaje de Guatemala pues me ha parecido muy interesante conocer, por ejemplo, cómo era la fuente de la Plaza de la Constitución en su origen. Es decir que al diseñarla se optó por el modelo de siete copas, lo cual teniendo en cuenta la época obedece a un modelo simbólico donde el siete se relaciona con los dioses de las semana, o días de la semana y los planetas que los representan: Luna-Lunes, Marte-Martes, Miércoles-Mercurio, Jueves-Júpiter, Viernes-Venus, Saturno-Sábado, Domingo-Sol. (En inglés el día del sol se ha mantenido más claro: Sunday)
Por otro lado te agradezco tu comentario a este post. Ahí me di cuenta de que amas la fotografía y que te fijaste en la de la antigua fachada de la librería Alibri, antiguamente Herder.
La próxima vez que acuda a un acto tomaré la imagen completa para que la puedas ver bien.
Un abrazo amigo, te diré, además, que por acá siguen habiendo zompopos. Pero, ¿pueden haber tantas hormigas reinas?

Núria dijo...

BeT, nada que objetar. Ciertamente estás en tu derecho de poner en valor aquello que consideres. Sólo decir que me alegro de compartir criterio con vos.
Un fuertísimo abrazo, amiga BeT

Oscar Mendizábal dijo...

Hola Nuria. Wow!, qué interesante lo que explicas sobre el significado de las siete copas de la fuente. Mil gracias por eso, vino a complementar y enriquecer mi artículo.
Si, me gusta mucho la fotografía, no sé si me salen muy bien, pues nunca he recibido curso alguno, pero me gusta hacerlo. Más aún, con las facilidades que ofrece una cámara digital hoy día.
Así que siguen los zompopos por allá. Cómo bien preguntas, es extraño pensar que existan tantas hormigas reinas.
Sabes, con respecto de este tema de los zompopos tengo una anécdota. El día que publiqué el post, capturé un animalito de estos con el animo de conservarlo para mi sobrina. Lo mantuve en una cajita con tierra y un poco de hojas de té por si se le antojaba comer algo. Como si nada, le tomé cariño y llegué a darme cuenta el lunes, que ya tenía más de 15 días vivo. Tal aspecto, me conmovió por lo que ayer le hice justicia a la naturaleza, dejándolo en libertad.
Un cordial saludo y por cierto, pronto te tendré una sorpresa..