martes, 29 de abril de 2008

Elias Artista, el Alquimista

Elias Artista.William Blake
La naturaleza no da nada perfecto, es el hombre quien tiene que consumarlo. Esta consumación se llama alquimia o arte de perfeccionar la naturaleza imperfecta. Sin embargo esta naturaleza es tan sutil y rigurosa en su modo de operar que no quiere ser manipulada si no es con las artes más excelsas.

William Blake crea para expresar esta idea el personaje de “Los”, que es el Archeus, el alquimista interior o maestro de todas las artes, el que transforma en materia los arquetipos espirituales.

En ese nombre de Los se ha visto el anagrama de Sol y de Sal, pues Los es asimilado el profético “Elias Artista”, que según Paracelso se aparecerá al despuntar la edad de oro para revelar los últimos secretos de la alquimia.

Johann Gauber estaba convencido de que, permutando las letras de Elias Artista, se desvelaba la verdadera identidad, que no era otra que la prodigiosa "salia artis", la sal del arte.
El Archeus es también denominado Vulcano interior, y desde el punto de vista de los hermetistas, es la sal ignea secreta.


De la sal y sus virtudes hablan todos los alquimistas, y por supuesto también nuestro Paracelso, quien tenía de la naturaleza un conocimiento tan amplio y cabal que asombraba a todos, incluso a sus detractores, que no podían soportar que tuviera un conocimiento tan amplio sobre cosas tan sencillas. Y además que éstas obtuvieran resultados tan sorprendentes en las curaciones de todo tipo de dolencias.

"La sal está en el fuego y de ella nacen los colores del arco iris... “así como veis crepitar el fuego en los diferentes colores cuando se echa sal... así descompone el arco iris sus colores... recibidos de la fuerza del espíritu de la sal, que está en el elemento fuego."

“La sal es esencial en la alimentación del hombre y sus virtudes son muy grandes, conserva todas las cosas, vivas y muertas. Pero además es buena para curar las heridas y llagas... La sal demuestra también toda su eficacia en las enfermedades de la piel como la psoriasis, la sarna, pruritos y otras; las deseca y crea una piel limpia e intacta."

"El hombre se compone de sal, azufre y mercurio, la sal es el cuerpo y el mercurio el espíritu, pero el mediador entre espíritu y cuerpo es el alma y también el azufre." (Paracelso. De natura rerum).

Jacob Boehme da al simbolismo del fuego secreto el nombre de "schrack", que define el rayo, la chispa inicial y que
"tiene origen en el salitre celeste. Este salitre secreto es por dentro la semilla de toda divinidad y por fuera la raíz de toda energía material."

Por eso dicen los alquimistas, y el propio Paracelso, que:

"la vida es un proceso de combustión. Si digo que no puedo arder es como si digo que no puedo vivir."

Paracelso afirma que la salamandra vive en el fuego, pero no en el sombrío fuego
material, sino en el fuego esencial, espiritual de la naturaleza. (La salamandra de la imagen es un emblema del rey Francisco I de Francia que, a juzgar por el empleo de este símbolo, debió ser un personaje interesante).
Núria
Ir al inicio de:  Desde mi Ventana

15 comentarios:

Botón dijo...

Qué atractivo es para mí todo cuanto escribes aquí, en tu ventana.
Confieso mi ignorancia, soy absolutamente lega en estas materias pero, por alguna razón, me atraen de forma intensa y literalmente me las bebo.

Por eso, nada de interés pueden aportar mis comentarios. Sólo hacerte saber que te leo con todo interés.

Gracias por tus generosísimas palabras.

Saludos cordiales!

Pola dijo...

Núria,

me gustaría compartir un fragmento de la obra de Paracelso que tratan sobre el Vulcano y el arte de llevar las cosas a la perfección. Dice así:

"Haz que a la luz de la Naturaleza haga en ti un gran y elevado misterio, que una cosa pierda y pueda olvidar completamente su forma y figura, para volver a surgir de la nada convertida en algo que en su fuerza y virtud es mucho más noble de lo que era al principio.
Nada ha sido creado como última materia, en su estado final. Todo se crea en su prima materia, su materia inicial; sobre la que viene Vulcano que a través del arte de la Alquimia lo transforma en su materia final...Porque la Alquimia significa: llevar a su fin algo que no está acabado, obtener el plomo del metal y elaborarlo para aquello a lo que está destinado...Reconoced pues que la Alquimia no es otra cosa que el arte de convertir lo impuro en puro por medio del fuego."

Y me hace pensar en lo diferente que es esta visión de las concepciones deterministas de la naturaleza y del hombre que tanto agradan al pensamiento actual. Resultan atractivas a muchos pues parecen librar de toda responsabilidad y de todo esfuerzo al ser humano pues no hay nada diferente a lo que acceder ni ningún secreto sobre quienes somos y qué podemos llegar a obrar sobre nosotros. Pero hay pocas trampas más grandes y pérdidas más profundas. No dejemos que nos duerman; ¿qué puede haber más grande que participar del sagrado hacer del mundo?

Como siempre un placer pasar por tu bitácora.

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Saludos Nuria y felicidades por tu blog, el cual no hace mucho encontré. Elías, un tema muy profundo.

Saludos desde el otro lado del mar.

Jesús Cabral

Núria dijo...

Botón,

¡Además de ingeniosa, eres tremendamente amable! Contar con tu presencia y tú comentario sólo puede dar a este espacio relevancia y esplendor. ¿Será por la luz y el donaire que destellan los botones de tu espacio?
No en balde en la indumentaria tradicional los botones representan, o mejor son, símbolos del sol. No sólo porque su diseño circular así lo hace ver, sino porque como el sol estos ejercen de fijadores.

Ananda K. Coomaraswamy, del que te hablaba en tu “Botón de Muestra”, explica todo este sentido con estas palabras:

“los diseños solares son apropiados para los botones porque el sol mismo es el fijador primordial al que todas las cosas están ligadas por el hilo del Espiritu (…) La decoración sólo se convierte en sofistería, en algo sin relación alguna con el contenido de la obra, cuando se han perdido los valores simbólicos del ornamento”

Mil gracias por tus palabras, me parece increíble contar con amigos como tú.

Núria dijo...

Pola,

tú siempre aportando claridad y luz, y permanentemente “al quite”. Te lo agradezco de verdad.

¡Por cierto…!, he conocido a Gabrielle, creo que es una chica preciosa y tú, un tipo afortunado.

Me quedé con esas palabras suyas diciéndote:

“todos los caminos llevan al mismo Lugar.
Para unos a la Isla Verde.
Para mí a la Unión entrelazada bajo la Luz de la Diosa, de la mano de las Aguas de los Principios y de la del Fuego de los Finales.
Para Ti... yo no puedo responder por ti.
Pero creo en ti.
Tengo mi Fe en ti.
Y no tengo duda.
Es parte de la Locura de Creer”. (http://frantisekpola.blogspot.com/).

Un fuerte abrazo y saluda a Gabi de mi parte.
Núria

Oscar Mendizábal dijo...

Hey Nuria... Hola!!, y gracias por compartir mi preocupación con respecto del daño que han venido sufriendo algunas edificaciones de La Antigua.
Con respecto de tu pregunta, me da pena decirlo, pero no he hecho mi tarea (jejeje). Claro, es una tarea que disfruto. Cuenta con la promesa de que te lo haré saber.
Wow!, eres muy amable en tu comentario, respecto de mis visitas a tu blog. Sé decirte que es recíproco.

Botón dijo...

Me encanta todo lo que cuentas sobre el simbolismo del botón.
Mil gracias, Nuria.
Por todo.
Qué bien haber llegado hasta aquí.

Un abrazo!

Alchemy dijo...

Elias Artista, espíritu de libertad, de ciencia y de amor, ser colectivo de revelación, embajador de Paracelso, quien predice su venida.
Bella y emblemática imagen de Blake.
Gracias Nuria por tu post y tus palabras.
Saludos!!
BeT

Alchemy dijo...

Nuria; PASA POR AQUÍ Tengo una sorpresa ;-)
Saludos!! BeT

Núria dijo...

Muchas gracias Oscar, me encanta recibir noticias tuyas y saber de tus trabajos en Guatemala. Creo que tu labor de recuperar los valores artísticos, paisajísticos, culturales, etc. de tu país, merecen el elogio de todos. Te agradezco que me tengas informada de tus viajes e investigaciones y que expongas tus fotos.
Saludos cordiales, amigo, nos seguimos encontrando.

Núria dijo...

Botón, muchas gracias por tu comentario. Te agradezco tu interés por lo que aquí se dice. Espero seguir conversando contigo sobre el simbolismo de los botones y de los nudos, como ese que dejas, a guisa de huella y botón de muestra, a tu paso por los lugares. Es un placer contar con tu aportación.

También agradezco a Jesús Cabral sus palabras.

Y por supuesto a ti, BeT, muchas gracias por esos premios otorgados a Desde mi Ventana, "Dardo 2008" y el de "Poetas del Corazón". ¡...nada más y nada menos! ¿se puede esperar más honor...?

En verdad me quedo sin palabras...

BeT, desde su Bitacora de Alchemy, me decía respecto al valor de estos premios, lo siguiente:

"Núria, el valor de estos premios virtuales, según mi interpretación, es precisamente el hecho de poder manifestar un reconocimiento y agradecimiento a aquellos blogs que sentimos nos aportan, y a la vez el hecho de poder compartir y difundir esos blogs para que otros también los conozcan y se enriquezcan mutuamente. Creo que, precisamente, el valor está dado en el hecho de fomentar esta "cadena" de intercambio".

Tienes toda la razón, BeT, y por ello me comprometo a seguir la cadena.
Un abrazo, y muchísimas gracias.

¡Por cierto! quiero también felicitarte por tu recién iniciada biblioteca Alquímica. Los libros que has escogido para iniciarla: "En el Vientre de la Ballena, textos alquímicos, y "La Rueda, Una imagen Simbólica del Cosmos, ambos de Federico González, me parecen un gran comienzo.
Un fuerte abrazo, y gracias de nuevo.

Núria dijo...

En la Bitacora de Alchemy se ha publicado un material complementario a todo lo que aquí se ha dicho sobre la Alquimia, según la entendieron Paracelso y los artistas del Renacimiento. Aquí os pongo la dirección del post.
http://labitacoradealchemy.blogspot.com/2008/05/alquimia-camino-hacia-la-luz-johann.html

Manuel Alvarez dijo...

Excelente articulo y blog!

Anónimo dijo...

crei que tenias la formula del oro y me la ibas a revelar.

saludos
excelente blog

Juan

Anónimo dijo...

R-S-C Elías artista 1988