miércoles, 19 de noviembre de 2014

Documentos de la Iglesia Secreta.



Portadas de los dos volúmenes "Documentos de la Iglesia Secreta". Editados por Symbolos 

Como anunciábamos recientemente (Ver aquí) se acaban de presentar en Barcelona dos volúmenes editados por Symbolos, titulados: Documentos de la Iglesia Secreta. Dos bellas y cuidadas ediciones en las que Federico González Frías trabajó hasta sus últimos días, cuidando todos los detalles de su fina y elegante encuadernación y de sus bellísimas portadas. Todo como si se tratara de las puertas de entrada a una hermosa Catedral, o Templo, en cuyo interior un coro de voces armoniza el discurso de la Creación. Los que lo entonan son un grupo de iniciados, amigos y alumnos de Federico, con el que comparten la ciudadanía, esto es, la pertenencia a la Ciudad Celeste. 


Estos dos sorprendentes libros están escritos a partir de los comentarios suscitados por las citas y reflexiones de Federico expresadas en su primer libro El Simbolismo de la Rueda, obra que expresa con gran fuerza el mensaje de su autor, ya que en él está contenida la esencia de su Enseñanza sobre el símbolo y la posibilidad de hacer de él un vehículo de Conocimiento.


Y no es poca cosa a resaltar que en pleno declive de todas las estructuras de este mundo, Federico haya logrado crear una Escuela de Pensamiento, de naturaleza filosófica, y que junto a todos los que la conforman, que son los que comprendieron su Enseñanza, creara una verdadera Utopía "tan real como cualquier otro sueño", tal cual él mismo lo dice en el Proemio de estos dos libros. Una Utopía ubicada junto al embarcadero del que parte la nave que lleva a los espacios infinitos del alma humana, análoga en todo al alma del Mundo. ¡Nada más y nada menos!


En dicho Proemio, tan cálido como decidido, el cual se ha convertido, seguramente, en sus últimas palabras publicadas, este hombre universal que entre otras cosas nos ha enseñado el diálogo con los dioses y la relación asidua con los poetas del pasado, asume ese papel de "piedra angular" de esta Iglesia Secreta, de esta República de las Letras desde la cual enuncia:
 

Nada más extraordinario y asombroso que haber entretejido con mis alumnos, hoy mis amigos, esta sorpresiva maravilla, tamaño destino, que, por mi parte, jamás hubiera soñado, al igual que todos ellos, pues creo hablar en su nombre.

En el Preámbulo de estos dos volúmenes Mª Victoria Espín Teruel, que ha estado a cargo de reunir y seleccionar el material de ambos volúmenes, escribe:
 

Tenemos hoy en las manos un libro al que bien podemos calificar de Hermético, fruto de la Colegiata que guiada, en este caso, por citas de El Simbolismo de la Rueda, de Federico González Frías –su fundador y director- ha ido tejiendo con sus comentarios un bello tapiz en la página de Miscelánea Hermética, creada por él; la cual a día de hoy sigue en la red alimentando el fuego purificador y vivificante en un mundo que está a punto de llegar al colapso completo.

Por su parte Josemanuel Río, que es autor de la Introducción en el primer volumen, añade:
 

El propósito de la página de Miscelánea Hermética es el de plantear un pensamiento inspirador que cotidianamente concentre la meditación de los interesados en el Conocimiento, el cual es para la Tradición Hermética la identificación con otros planos o niveles de la Realidad, que nos conforman a nosotros y al mundo, y a los que se acercan con el apoyo de los vehículos simbólicos.

De Lucrecia Herrera, autora de la Introducción del segundo volumen citamos:
 

A modo de aedos estos rapsodas que somos sus alumnos –y de quien todo lo hemos recibido a manera de un Padre espiritual, muy paciente, que instruye a sus hijos con Amor y Rigor insuflándoles la vida, es decir, la posibilidad de ser ¿acaso como se dice en el Asclepio acerca de las estatuas vivas?

Seguidamente hay un punto de inflexión en el discurso, reconocible para todos los que nos sentimos herederos de esta Enseñanza, algo así como un canto que se hace fuerte y armónico por convencimiento de estar representando una sola voz:
 

Y ahora sus amigos como él mismo lo manifiesta en el Proemio, cantemos a la deidad componiendo entre todos una gran sinfonía articulada por distintos tonos, acordes, colores, tempos, ritmos, armonías y desarmonías, pausas, y silencios también, que conjugados entre sí e inspirados por una sola voz, la de Federico, conforman este viaje por la Vía Simbólica que él nos ha transmitido llevándonos a la puerta misma de la realización espiritual-intelectual, es decir a la Libertad. 

Las puertas de esta Miscelánea Hermética, siguen abiertas, como Federico lo indica, "para cualquiera y cualquiera puede poner lo que desee aquí". 



Gracias Federico. Siempre. 





1 comentario:

Nuria dijo...

Dejo aquí los siguientes datos con los que se amplía la información de los libros y una Web para pedirlos.

http://www.alibri.es/documentos-de-la-iglesia-secreta-i-613724
http://www.alibri.es/documentos-de-la-iglesia-secreta-ii-613723

Me gusta