miércoles, 21 de enero de 2015

Dante, Poeta y Hombre de Ciencia

Los poetas toscanosVasari, 1544. Minneapolis Institute de Arts. 
Una poética no es sólo una metafórica ni una confusa ensoñación o un vago "sentimiento cósmico" –como el símbolo no es sólo alegoría–, sino más bien una forma de ser, una manera de vivir, siempre relacionada con la búsqueda de la verdad –y en este sentido es heroica–, la sed de conocimiento y por lo tanto la reintegración al sí mismo" Federico González Frías. El Simbolismo de la Rueda
Como es fácil advertir, cuando Vasari pintó este retrato de los miembros de la organización iniciática conocida como "Los Fieles de Amor" (Dante Alighieri, Francesco Petrarca, Guido Cavalcanti, Giovanni Boccaccio, Cino da Pistoia y Guittone d’Arezzo), no los presentó cual extraños poetas transidos por las ensoñaciones y enajenados de la vida de su época, sino como grandes investigadores, astrónomos, hombres de letras y ciencias que utilizaron la lengua, los libros y la pluma como contundentes armas, tanto para dar alas a las mentes más cultas y refinadas, remover las conciencias de los más inteligentes, o combatir a quienes desde el poder político y religioso imponían su ignorancia y rasante visión del mundo al medio.
En esta composición fruto de la pintura literaria, histórica y de carácter biográfico, como son las obras de Vasari, aparecen los famosos poetas toscanos coronados de laurel, lo cual hace alusión al carácter apolinio de su verbo, y con instrumentos tales como el compás, la esfera o el cuadrante indicándose, mediante ese medido escenario, la naturaleza de los diálogos e intereses que les reúnen a todos ellos.



Dante en una Edición de la Divina Comedia. Biblioteca de la Familia d'Este. Archivo de Módena. En la imagen el poeta florentino aparece en su rincón de trabajo junto a una serie de instrumentos de estudio, como un astrolabio, una escuadra y unas reglas.



 El Triunfo del Amor. Documenti d Amori, 1315. Considerado el libro secreto de la Organización iniciática Los Fieles de Amor. Pergamino de: Francesco da Barberino.


Acerca de los Misterios del Amor leemos: "Es con el fuego del amor, y la sutil pasión que él genera, como se lleva a cabo la obra de la transmutación alquímica, porque ese fuego es el propio amor al Conocimiento y a la Sabiduría, y como decía Leonardo da Vinci: "El Amor es hijo del Conocimiento. El Amor es tanto más elevado cuanto el Conocimiento es más cierto". A este amor, expresión del amor divino, es al que cantaban los trovadores medioevales, y el que Dante ve personificado en la figura de Beatriz (que simboliza a la Sabiduría), y ciertamente es el que invoca Salomón en El Cantar de los Cantares, en donde se trata precisamente de las "bodas", "casamiento", o unión del alma humana con el Espíritu. Federico González Frías y Colaboradores. Introducción a la Ciencia Sagrada. Programa Agartha.




Otra lámida del mismo Documenti d Amori, obra poético-alquímica de Francesco Barberino


lunes, 19 de enero de 2015

Laberinto de Horta.


Eros en el centro del laberinto, aparece provisto del carcaj, lo que junto a su postura indica que está disparando sus flechas.

El sábado 17 de Enero, tuvimos la oportunidad de realizar un viaje extraordinario por la Historia y la Geografía mítica. Concretamente visitamos el "Laberinto de Horta" guiados por Mireia Valls, que explicó de forma muy didáctica, amena y profunda la idea del laberinto y de todo cuanto nos fuimos encontrando en el recorrido referido al viaje iniciático. Pronto nos hallamos fuera del tiempo lineal, pues habíamos penetrado en la Barcelona secreta y misteriosa, en este caso a través de la palaciega finca de la familia Desvalls.

Esta finca se encuentra en una zona ya perteneciente a la sierra de Collserola, y desde ella se tiene una panorámica magnífica de la ciudad y del mar, y más aún en un día tan soleado y brillante como el que disfrutamos. El jardín sigue una tradición arraigada en el Renacimiento, la cual perduró hasta los siglos XVIII y XIX, precisamente cuando fueron construidos tanto los edificios como los jardines, dejando de ser estos últimos simples remansos de paz, para pasar a expresar ideas relacionadas con el proceso de Conocimiento. Y esto por medio de estatuarias simbólicas, representaciones de escenas mitológicas, grutas, cenáculos, puentes, pasadizos, fuentes, vegetación exuberante, pequeñas construcciones, balaustradas, templetes y todo aquello que pueda reflejar el viaje interior que el alma emprende hacia la unión con el Amado, con el Sí Mismo.

Conocidos como "jardines de ensueño", la idea de éstos escenarios consiste en que sean capaces de crear una atmósfera que evoque el Jardín del Edén como un estado posible de vivenciar. Mas sólo aquel cuyo amor al Conocimiento supere todo los obstáculos que le impongan las circunstancias de la vida, podrá al fin lograrlo.

Estos son algunos de los lugares más representativos del recorrido:


Escultura de Ariadna la princesa cretense que ayudó a Teseo a salir del laberinto de Creta, y de cuya bella alma se enamoró el propio Dionisos.



Dánae, madre de Perseo, engendrado con Zeus quien descendió sobre ella en forma de lluvia de oro.


Columna con el pelícano, coronada con un perro alado.


 Escena del mito de Deucalión.


Rapto de Europa.


Una de las bellas perspectivas que ofrece el jardín.




Herma del rey Midas.


La simetría y profundidad del jardín tras la balaustrada, coronado en lo mas alto con la pareja Eros y Psiqué.


La casa de las Musas. Todo recuerda la arquitectura de Andrea Palladio.


Una de las palmeras del recinto de la casa palaciega de los Desvalls.


Gruta de la ninfa Eco.


En la parte más alta del jardín esta bella representación de Egeria, Ninfa del séquito de Venus, asociada a las aguas y las fuentes.



Vista panorámica del Laberinto.





jueves, 8 de enero de 2015

Viaje Mágico Hermético a Andros. Una Aventura Intelectual

Hoy a las 7 de la tarde en la Biblioteca Arús. Paseo de San Juan 26 de Barcelona. 



    *Hermes en un fragmento de la tapicería «Los Amores de Mercurio y Herse», de Willem de Pannemaker. Tapiz 4: "Cécrope da la Bienvenida a Mercurio".
     

domingo, 4 de enero de 2015

La Dama del Unicornio

Un juego de seis tapices de manufactura flamenca datados entre 1484 y 1500, tejidos para el caballero Jean de Viste, se alojan en la Abadía de Cluny, convertida desde antiguo en Museo, y lo hace bajo el título de "La Dama del Unicornio".


En efecto, en todos ellos hay una bella dama en una pequeña isla entre un unicornio y un león y rodeada de animales, flores y los emblemas, estandartes y armas e insignias de la simbólica de la Caballería.

Y en los que destaca la verticalidad de los distintos elementos que conforman el conjunto.

Están realizados sobre cartonajes, con hilos de lana y seda sobre un fondo bermellón y gran profusión de animales, plantas, vegetación y muchas flores (un estilo propio de Flandes que se conoce como "mil flores"). Cinco de los tapices están referidos a los sentidos (Vista, Oido, Olfato, Gusto y Tacto).

En el sexto, en torno a la corona de una preciosa tienda que asemeja el manto de la Virgen que todo lo cobija, aparece una enigmática leyenda que dice: Mon seul desir.

Federico González Frías cita en su Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos esta tapicería, y lo hace precisamente para hablarnos del simbolismo del Unicornio

"un caballo blanco con pezuñas divididas y barba de cabra, con un cuerno frontal impelido hacia arriba y que toma forma espiral, tal cual se lo puede observar en el famoso tapiz que lo representa, depositado en la abadía de Cluny.
En la iconografía cristiana indica curiosamente a la Virgen fecundada por el rayo del espíritu, por eso se los vincula en muchas representaciones. En todo caso siempre está relacionado con el rayo que toca a los hombres para despertarlos, al mismo tiempo que simboliza un arma de defensa. Posteriormente esta criatura imaginaria ha sido el protagonista de numerosos escritos y leyendas que han dado lugar a múltiples obras de arte relacionadas con los contenidos de la psiqué. En China fue durante un periodo el emblema real y en Inglaterra forma parte –con el león– del escudo del monarca británico".

Con los que siguen se completa una muestra de toda la serie que compone esta rica tapicería.










Mireia Valls también ha comentado estos tapices de la Dama del Unicornio, y lo ha hecho en los siguientes términos:

 "La Dama del Unicornio", donde la protagonista es una mujer situada en una geografía fuera del tiempo y del espacio, flanqueada en todos ellos por dos animales simbólicos, el león a la izquierda y el unicornio a su derecha, y ella en medio, como el eje del caduceo entorno al cual se enrollan las dos serpientes, o como el pilar central del Arbol de la Vida sefirótico, síntesis de la conjunción de los opuestos, y a la vez una escala que se remonta de la tierra al cielo. Cada tapiz está dedicado a un sentido, a una de las "puertas" o "ventanas" de acceso a los mundos invisibles e interiores de la conciencia que se hacen "visibles" o inteligibles al intelecto, revelando la estructura interna del Cosmos y de todos sus estados, desde los inferiores a los superiores, o suprahumanos, que en este trabajo de tejeduría se expresan a través de símbolos vegetales, animales y humanos. Un Mundo del que uno debe desprenderse, como la Dama de sus joyas en el sexto tapiz, significando de este modo el abandono de la ilusión cósmica y la apertura a la Realidad ilimitada de lo Metafísico". La Caracola
A continuación os invito a ver un documental de 7 minutos con imágenes de los tapices, acompañadas de una pieza musical preciosa de Domenico da Piacenza, pitagórico y maestro de danza en la Corte de Ferrara. http://youtu.be/D_lqovHeE00?list=UUnMHp9YxoxnrYdO8t-x_Acg