viernes, 26 de diciembre de 2014

Imágenes escultóricas de la Escala de Jacob



Viendo la fachada de la Abadía de Bath y a los ángeles que, azarosos, suben y bajan por una escala vertical en cuya cúspide está Dios, uno se podría preguntar:


¿qué significado tiene que unos seres dotados para el vuelo necesiten de una escala para ascender y descender de la tierra al cielo, y desde el cielo a la tierra? 


Sin embargo esta historia simbólica, que tiene su origen en el sueño de Jacob, forma parte de la literatura sagrada de nuestra tradición sapiencial y por eso se halla consignada no sólo por escrito, sino en el arte, tanto pictórico como escultórico y arquitectónico, tal el caso que nos ocupa, y siempre como una indicación esotérica referida al proceso iniciático del hombre, que es quien verdaderamente necesita conocer esos peldaños, o lo que es lo mismo, los diferentes aspectos de la realidad, ya que la escalera no sólo es símbolo del Eje del mundo, sino que  representa los escalafones que existen entre los diferentes estados del ser, que son simultáneos en su realidad arquetípica, pero que el hombre ha de recorrer y vivir de manera sucesiva, en el tiempo y en el espacio durante el camino del Conocimiento.




Respecto al simbolismo de la escalera, Federico González Frías nos ha dejado, en su Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos, palabras como éstas:

En su sentido iniciático la escalera es símbolo del ascenso espiritual y también del descenso al interior de la tierra, primera parte del viaje del adepto. Jacob, en un sueño célebre vio descender y ascender ángeles del cielo a la tierra y de la tierra al cielo por medio de una escalera.
El viaje espiritual ha sido siempre homologado con un descenso hacia lo bajo seguido de un ascenso a las alturas, a los cielos.
Las pirámides precolombinas son escalonadas y van de la base a la sumidad, de lo grande a lo pequeño y representan el ascenso iniciático a las alturas de un monte, a su parte más elevada, lo mismo las pirámides egipcias y los zigurats babilónicos. 

Fachada de la Abadía de Bath. Inglaterra, una de las joyas más deslumbrantes del arte gótico inglés.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Las llaves de Jano

Una curiosa muestra de llaves nos ha llevado a recordar que estamos en el solsticio y asimismo nos ha traído a la memoria a Espartana, quien simboliza a Jano en la obra Lunas indefinidasy su monólogo, justamente en aquél momento, siempre memorable, en que se pregunta: 
 ¿qué significa ser luz? ¿a dónde voy si ni siquiera sé donde estoy? …. Aunque sí lo sé. Conozco perfectamente lo que he hecho, y hago. Cumplo una función. Como el Dios Jano, que presidía el año entre los romanos, abro y cierro estas puertas al solsticio de verano y de invierno, a los que llegan y a los que se van. Por eso el dios del año se representaba con dos caras y con unas llaves, como éstas, las que abren y cierran las puertas del tiempo. ¡Imagínese el papel que me ha tocado cumplir!...
Lunas Indefinidas,  obra de Federico González Frías que interpreta la compañía del Teatro de la Memoria "La Colegiata". Seguidamente tomamos del Diccionario de este mismo autor algunas precisiones sobre este mismo tema.



"La llave es el instrumento para abrir la puerta, a otro espacio. Por ello el Papa lleva dos llaves como símbolo del pontífice,es decir el que abre la entrada a los cielos". 




"Este término también está emparentado con "clave", que es la encargada de mantener la puerta sellada. Por eso inmediatamente la idea de unas llaves se liga a algo secreto; y el utilizarlas nos da la sensación inmediata de haber transpuesto un espacio y encontrarse en otro, aparentemente perdidos sin la seguridad que nos brinda el condicionamiento al estado espiritual anterior, o sea los poderes a que se pueda acceder transpuesto el umbral". 
"Lo mismo sucede con lo conocido y lo desconocido y también con el hombre viejo y el nuevo".











"Esta herencia la recibe el Vaticano del dios Jano romano cuya iconografía incluye dos caras una mirando hacia la izquierda y la otra hacia la derecha señalando el pasado y el futuro. Este dios era el que presidía el año entre los romanos y en muchas lenguas románicas aún se vislumbran pequeñas diferencias entre el nombre de ese mes, enero en castellano".

Dios Jano

Jano con llave y racimos de uva




miércoles, 17 de diciembre de 2014

Nacimiento del Mesías

Por aquellos días un edicto de César Augusto, emperador de Roma, decretaba que todos los ciudadanos del imperio debían inscribirse en un censo. Por esa razón José, descendiente de la casa de David, partió con su esposa María desde Nazaret, ciudad de Galilea, hacia Judea, a donde pertenecia. Llegando a Belén María, que estaba encinta y ya había salido de cuentas, sintió que llegaba la hora del nacimiento de su hijo. Y no encontrando alojamiento en la posada tuvieron que guarecerse en un zaguán o portal, lugar a cubierto donde se produjo el alumbramiento del Mesías.
 
 *
 
 

lunes, 15 de diciembre de 2014

FELIZ NAVIDAD


"Símbolo de Cristo, sus fieles repiten la salmodia:Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo. Ten piedad de nosotros.Ese mismo simbolismo se aplica a sus discípulos a los que el Maestro dice: Id, mirad que os envío como corderos en medio de lobos (Lc. X, 3)". En cierta relación con esto recordar también el Vellocino de Oro, motivo de las andanzas de Jasón".
 

*


Federico González Frías. Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos

La imagen que aquí se ve está pintada en la puerta del Sagrario de la Iglesia de Montemayor. Córdoba. España.




sábado, 13 de diciembre de 2014

La Primavera y las Musas. Dos Mosaicos de Itálica



Demetrio de los Ríos fue un arquitecto español del siglo XIX, que antes de que los restos de Itálica desaparecieran saqueados por unos y otros, realizó una serie de 61 láminas y un plano topográfico sobre Itálica, incluyendo detalles precisos y preciosos de todo lo que en esa época aún pudo ver. Gracias a sus ilustraciones tenemos una idea detallada de lo que fue la antigua colonia militar fundada por Publio Cornelio Escipión, la que devino posteriormente Itálica, en el actual municipio sevillano de Santiponce. Con esas imágenes realizadas entre 1850 y 187, ilustró un libro titulado: Itálica. Historia y descripción artística de esta infortunada ciudad y de sus ruinas, una obra manuscrita e inacabada que se conserva en la Biblioteca Nacional de Madrid.

La lámina superior es parte de un mosaico donde están las cuatro estaciones, siendo esta la que corresponde a la Primavera, representada como una joven en flor tal cual Kore, o sea la muchacha, hija de Deméter.



Entre los 28 mosaicos cuya única referencia documentada son las láminas pintados por Demetrio de los Ríos, hay uno que debió ser precioso, dedicado a las Musas, las nueve diosas hijas de la Memoria y componentes del coro de Apolo, cuya lira tañeron y tañen todos los iniciados entonando con ella odas como ésta:

"Invoco a la soberana Mnemósine, que comparte el lecho de Zeus y engendró a las Musas sagradas, piadosas y de sonora voz; que siempre se mantiene al margen del pernicioso olvido que daña la mente y conserva todo su pensamiento en estrecha relación con las almas de los mortales, acrecienta la capacidad y el poder de raciocinio de los humanos y, muy dulce y vigilante, recuerda todo pensamiento que cada uno siempre guarda en su pecho, sin desviarse jamás y excitándole a todos su espíritu. Pero,venga, afortunada diosa, instígales a tus iniciados al recuerdo del piadoso ritual y manda lejos de ellos el olvido".
(Himnos Órficos, LXXVII, A Mnemósine). Cita tomada del Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos, de Federico González Frías.